The MEH experience

La Experiencia MEH  (En Español.   Scroll down to read it in English)

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Desde Noviembre 2014 estoy trabajando con Alina, profesora de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), en el rediseño de una materia existente llamada Technical Communication Skills (habilidades de comunicación técnica, o TCS) para estudiantes de Ingeniería.

Esta materia se cursa 100% en inglés. Yo fui su alumno cuando asistía a la UCU en 2011, y fue una experiencia genial. Hacíamos actividades fuera de lo común para una clase, como simular que estábamos en un evento, conducir un debate de radio, tener clases globales con profesores o estudiantes de otros países, entre otras cosas.

El último día de clase tuvimos que escribir un ensayo sobre el curso, y yo puse que me gustaría trabajar con ella en algún momento de mi carrera (juro que no lo hice por la nota!). Y así sucedió.

A final del año pasado (2014) presentamos juntos una propuesta para rediseñar tu curso (TCS), incluyendo docencia en equipo (los dos como docentes), y un nuevo paradigma de dinámicas de clase.

 

Punto de partida

Cuando comenzamos a escribir la propuesta, lo primero en lo que tuvimos que pensar fue en los objetivos.

Teníamos objetivos distintos que podrían trabajar juntos, pero sabíamos que no iban a ser fáciles de cumplir.

Ella me contó que su objetivo era que los estudiantes descubran que toda instancia es una oportunidad de aprender. Yo estuve de acuerdo, pero tenía otro objetivo en mente. Yo quería que los estudiantes encuentren su pasión (o al menos se acerquen a eso).

 

Nuevas dinámicas

MEH significa Metodología de Enseñanza Hipermoderna. Con Alina queríamos rediseñar el curso para que se ajuste a las necesidades de la sociedad hipermoderna (más sobre esto en un post futuro). Básicamente, los estudiantes hoy en día tienen necesidades totalmente distintas que hace años atrás, y sus expectativas y la forma en que aprenden ha cambiado radicalmente. Sentíamos que debíamos hacer algo al respecto.

Fue así que comenzamos a barajar algunas ideas, y acordamos una nueva forma de trabajar en nuestras clases.

 

La compañía

Nuestra clase se convirtió en una compañía.

Como empresa, necesitábamos hacer algo, por lo que empezamos a buscar proyectos.

Cada estudiante expuso en un minuto una idea que tuviera en mente. Luego de eso, cada uno de ellos tuvo 3 votos para colocar en los proyectos que le gustaban de los otros alumnos. Los 4 más votados iban a ser desarrollados en los siguientes 50 días.

Seguimos el proceso de Design Thinking, comenzando por identificar a las audiencias, planificando entrevistas, prototipando, y demás. Esto fue algo nuevo para la mayoría de ellos. Alina estaba a cargo de la integrar los contenidos de la materia y las técnicas al proceso, y yo del proceso en general.

Al principio fue extraño para ellos escribir y dibujar en una gran hoja de sulfito pegada a la pared (recuerden, son estudiantes de Ingeniería!). Pero después de un par de clases trabajando con papel y marcadores se fueron acostumbrando y, sin esperarlo y sin instrucciones de nuestra parte, se empezaron a sentar en el piso a trabajar.

 

Los profesores como un ejemplo

Acordamos desde el primer momento en que comenzamos a trabajar juntos que el trabajo en equipo como docentes era tan importante como todo el resto en esta materia.

Tenemos distintas habilidades y background, pero más importante, necesitábamos trabajar en equipo para hacer que nuestro proyecto (el rediseño del curso) funcionara a la perfección.

Lo que nuestros estudiantes veían clase a clase mientras trabajaban en sus proyectos era a dos docentes planificando, intercambiando ideas, y trabajando juntos para instrumentar la materia y organizar juegos y dinámicas de clase fuera de lo común y atractivas para ellos. Nos esforzamos clase a clase en ser un claro ejemplo de trabajo en equipo, creatividad y colaboración.

 

El resultado

El semestre terminó hace algunos días. Tuvimos una presentación llamada Poster Session (sesión de posters), en la que los estudiantes presentaron sus proyectos a visitantes: otros estudiantes, profesores, personal de nuestra facultad (incluyendo nuestro decano), y estudiantes de intercambio (algunos de ellos de países de angloparlantes).

Estamos muy contentos con el resultado del curso, pero más importante, nuestros estudiantes la pasaron bien.

Una clase Alina tomó nota de los momentos en que ellos se reían. Al día siguiente me contó que no podía creer la cantidad de veces que lo hacían (no recuerdo cuantas veces eran, pero creanme, no eran ni 3 ni 5).

Esperamos mucho de nuestros alumnos: pretendíamos que desarrollen algo funcional en 50 días, mientras tenían que estudiar otras cosas y trabajar 8 horas. Sabíamos que era un reto. Y ellos descubrieron lo mismo. Pero ahora sabemos que es posible. Trabajaron muy duro, invirtiendo horas fuera de la Universidad escribiendo código y pensando en sus proyectos. Pero estoy confiado de que están orgullosos de lo que lograron.

Nos contaron que fue una oportunidad para aprender cosas nuevas sobre plataformas y cuestiones técnicas, y sé que algunos de ellos descubrieron nuevas cosas que les gustan.

Estoy confiado en que el objetivo de Alina se cumplió, quizás no en todos, pero al menos para algunos de ellos. Y en cuanto al mío, bueno… Vamos a darles un tiempo y veremos.

 

 


 

The MEH Experience (In English)

Reading time: 5 minutes

 

Since November 2014 I’ve been working with Alina -another professor from the Catholic University in Uruguay (UCU)- in the redesign of an existing course called Technical Communication Skills (TCS) for Computer Engineering students.

This course is taught entirely in English. I was her student when I attended UCU on 2011, and it was a wonderful experience. She managed to do out-of-the-ordinary activities in class, like roll playing events, hosting radio interviews, having global classes with professors or students from other countries, and many more things.

On the last class we had to write an essay about the course and I wrote that I wanted to work with her at some point in my career (I swear I didn’t do that to have a better grade!). And it happened.

At the end of last year (2014) we presented a proposal to redesign TCS course, involving team-teaching (Alina and I) and a whole new paradigm of class dynamics.

 

Starting point

When we started to write the proposal, the first thing that we had to think about was our objectives.

We had different objectives that could work together, but we knew that neither of theme were going to be easy to achieve.

She told me her objective was for students to discover that every instance is an instance to learn something new. I agreed, but I had another objective in mind myself. I wanted students to find their passion (or at least to come closer to).

 

New dynamics

MEH stands for Metodología de Enseñanza Hipermoderna (Hypermodern Teaching Methodology). We wanted to redesign the course so it meets the necessities of the hypermodern society (more on this later on in a future post). Basically, students nowadays have totally different needs than years ago, and their expectations and way of learning has changed radically. We felt we needed to do something about this.

So we started to brainstorm ideas, and we agreed on a new way of conducting classes.

 

The company

Our class became a company. And we all were part of it.

As a company, we needed to do something, so we started to think about some projects to do.

Each student had to pitch an idea they had in one minute. After that, each student had 3 votes to place on other people’s ideas. The top 4 were going to be developed in the following 50 days.

We followed the design thinking process, starting with identifying audience, planning interviews, prototyping, and so on. This was new for most of them. Alina was in charge of integrating TCS concepts and techniques into this process, and I conducted the processes as a whole.

At first, it was strange for them to write and draw on a sheet of paper sticked to the wall (remember, they were engineering students!). But after a few classes working with paper and sharpies they got used to it and suddenly, and without any instructions from us, they started to sit on the floor.

 

Professors as an example

We from the first moment we started working together that team-teaching was as important as everything else in this course.

We have different skills and background, but more importantly, we needed to work as a team to make this project (our own) come out perfectly.

What out students saw every class while they were working on their projects was a team of two professors planning, exchanging ideas, working together to instrument the subject and conduct games and class dynamics out of the ordinary and attractive for them. We tried to be, every class, a close example of teamwork, creativity and collaboration.

 

The result

The semester ended 4 days ago. We had a presentation in which the students presented their projects to visitors: other students, professors, people from our faculty (including our dean) and exchange students (some of them were english native speakers).

We are very happy with the results of this course, but more importantly, our students had a great time at our class.

One class Alina took note of the moments they laughed. The next day she told me she couldn’t believe how many times they did it (I can’t remember now how many times there were, but trust me, it was not 3 or 5).

We expected a lot from our students: we wanted them to develop a functional product in 50 days. We knew it was challenging. And they found out the same. But now we know for real that it’s possible. They worked really hard, and spent hours outside the University writing code and thinking about their projects. But I am confident they are proud of what they’ve accomplished.

They told us this was an opportunity to learn new things about platforms and technical stuff, and I know some of them discover new things they like.

I’m confident that Alina’s objective was, at least at some point, accomplished. And regarding mine’s… well. Let’s give them some time and see.